lunes, 25 de marzo de 2013

6. El Che y el trabajo voluntario.

Ernesto Che Guevara, el Che, fue el promotor en Cuba del trabajo voluntario. El trabajo voluntario es un factor ideológico económico y moral, un elemento importante del sistema de dirección económico desarrollado por el Che.

”... porque el socialismo, en esta etapa de construcción del socialismo y comunismo, no se ha hecho simplemente para tener nuestras fábricas brillantes, se está haciendo para el hombre integral, el hombre debe transformarse conjuntamente con la producción que avance, y no haríamos una tarea adecuada si solamente fuéramos productores de artículos, de materias primas, y no fuéramos a la vez productores de hombres”.
El pensamiento del Che es un desarrollo lógico del pensamiento de Marx, Engels y Lenin. El pensamiento del Guerrillero Heroico constituye un rico manantial de ideas y soluciones, de formas socialistas para la construcción de la nueva sociedad. Y el trabajo voluntario es un gran ejemplo fehaciente.
Para él, el trabajo voluntario “... es el que se realiza fuera de las horas normales de trabajo sin percibir remuneración económica adicional. El mismo puede realizarse dentro o fuera de su centro de trabajo”.
Una de las tareas más importantes en el período de transición, al realizar simultáneamente con la socialización de la propiedad sobre los medios de producción, es la creación de una nueva actitud ante el trabajo. Y uno de los hechos concretos más significativos de los cambios que generan las relaciones de producción socialistas, es el surgimiento de una nueva modalidad de trabajo, el trabajo voluntario.
El trabajo voluntario contribuye también paulatinamente a que en el tiempo se genere una identidad y sentido de relación individual con la tarea laboral cotidiana.

El trabajo voluntario tiene importancia económica y en su desarrollo, los trabajadores rompen los records de productividad alcanzados en las jornadas de trabajos habituales.
Su importancia capital radica en su papel en la educación comunista; constituye “... una escuela creadora de conciencia, es el esfuerzo realizado en la sociedad y por la sociedad como aporte individual y colectivo y va formando esa alta conciencia que nos permite acelerar el proceso de tránsito”.
El trabajo voluntario es parte de esa tarea de educación, de que hemos hablado a los compañeros (apuntaba el Che). En los lugares que no se pueda hacer, no hay que inventarlo”.
Pero el Che no solo se preocupó de la definición teórica y de la importancia del trabajo voluntario, sino que dedicó iguales esfuerzos a su organización, instrumentación, modalidades, control y desarrollo.
Para él la buena organización es el elemento primordial del desarrollo mismo. Luchaba para que no se pierda tiempo en este.
Destacaba que se hace trabajo voluntario no con el propósito de quemar energías físicas sino para incorporarlas "... a un trabajo que rinda algo y que sirva de formador de conciencia".
Insistía que hay que llevarlo a las masas con organización y contenido, que las personas se sientan útiles, "... es decir, la identificación del hombre con el trabajo es algo que hay que conseguir, hay que organizarlo".
Resalta la importancia de control: el más estricto control del resultado del trabajo realizado, sin burocratismo. El Che no concebía que se pudiera realizar en un centro laboral trabajo voluntario en una tarea en la que no se hubiese cumplido antes la norma de trabajo. El trabajo voluntario se desnaturaliza y se distorsiona cuando en este se enmascara la ineficiencia de los cuadros y la indisciplina de los trabajadores. No concebía que se pudiera incumplir la norma de trabajo y luego con trabajo voluntario tapar la falta de exigencia y la indisciplina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada